El derecho a ser olvidado en línea establece un peligroso precedente para la libertad de expresión

El mes pasado, un tribunal de la UE inventó el derecho a ser olvidado””. Las personas en los 28 estados miembros de la Unión Europea ya pueden obligar a Google y otros motores de búsqueda para eliminar el material en línea sobre ellos que es “insuficiente, irrelevante o excesiva”.

El régimen es un ataque sin precedentes a la libertad de expresión. Lo que es preocupante desde el punto de vista de Australia es que el ministro de Comunicaciones Malcolm Turnbull hizo suyo el derecho a ser olvidado hace apenas dos años.

El caso de la UE fue llevado por un hombre español que demandó a Google para forzar el motor de búsqueda para eliminar los resultados de búsqueda en Internet que incluyen avisos de 16 años de edad en un periódico local acerca de la propiedad que había sido embargado para pagar las deudas que le debía en ese momento.

Mario Costeja González argumentó que el material debe ser removido por vulnerar su derecho a la intimidad – los avisos ya no eran actuales o relevantes, por lo que debería suprimirse. Su victoria crea un peligroso precedente que da cada europeo el derecho a eliminar cosas en Internet que no les gusta.

Anuncio 

La amenaza de un régimen de este tipo por lo que es a las costas de Australia puede parecer pequeño. Tal vez nuestros jueces no son tan militante como los que se sientan en los bancos de la Corte Europea de Justicia. Y Australia no tiene leyes de privacidad que plantean la misma amenaza a la libertad de expresión como los de la UE.

Pero es sin duda vale la pena señalar que al menos un miembro del parlamento federal ha promovido el derecho a ser olvidado. Y él sólo da la circunstancia de ser el hombre que hubiera sido responsable de la implementación de un régimen de este tipo, si iba a ser adoptado en Australia – Malcolm Turnbull.

El 8 de octubre de 2012, Turnbull entregó la 45 ª Conferencia Alfred Deakin. Él usó el discurso para spruik los beneficios del derecho a ser olvidado, diciendo: “Seguramente al reflexionar sobre las consecuencias de la transición al entorno digital, debido al impago de olvidarse de uno de perpetua memoria deberíamos buscar para restaurar en la medida de lo posible, la individuo es cierto no sólo para su vida privada, sino para tener el derecho a eliminar aquello que han creado de la misma manera como se puede hacer en el mundo analógico “.

Es una posición desconcertante para Turnbull tomar. Este es el hombre que lideró la carga de la Coalición contra el entonces filtro de Internet del ministro de Comunicaciones, Stephen Conroy. En el mismo discurso donde Turnbull hizo suyo el derecho a ser olvidado, también se pronunció en contra de la propuesta de imponer un régimen de retención obligatoria de datos, lo que habría permitido al gobierno espiar a la actividad en línea de todos los australianos. 

Hay una serie de preocupaciones aquí. El más grande es que el Tribunal Europeo de Justicia acaba de dar una mordaza a todos los usuarios de Internet. El derecho al olvido hace que cada hombre un censor. En pocas palabras, cualquier persona que encuentre el material en línea que no están de acuerdo con el ahora tiene el poder de obligar a Google para quitarla.

Tras la sentencia, los motores de búsqueda europeos han sido inundados con peticiones. Algunas de las decenas de miles de solicitudes son un negocio que se solicita que el voto negativo en un sitio web de revisión eliminado, criminales convictos que buscan tener artículos sobre sus crímenes eliminados, y un individuo suspendido de su trabajo quiere artículos sobre la suspensión retirado.

Estos ejemplos demuestran lo absurdo será este régimen. Una puntuación de los usuarios de una estrella en Yelp no es lo ideal desde la perspectiva del negocio-propietario, pero estos mecanismos de retroalimentación son una parte esencial de la vida del siglo 21.

La inundación temprana de las solicitudes de supresión destaca otro aspecto inusual de este régimen – los motores de búsqueda sí mismos son los que tienen que decidir si el material es “insuficiente, irrelevante o excesiva”. Es lo último en la contratación externa del Estado. En lugar de los jueces y órganos jurisdiccionales que resuelva qué material es llevado hacia abajo y qué material se queda arriba, obliga a una empresa privada para hacer el trabajo de un censor proxy.

Esto plantea una regla importante de problema de la ley. Es contrario a algunos de los principios más básicos que nuestro sistema legal se basa. La aplicación y cumplimiento de la ley es el papel de los tribunales. Las empresas no existen para hacer cumplir la ley, y cualquier sistema legal que les pide es muy gravemente defectuosa.

Además, se plantea una serie de preguntas acerca de la intersección entre el derecho legal a la libertad de expresión y el nuevo “derecho” a ser olvidado. Por ejemplo, los casos judiciales posteriores tendrán que determinar las consecuencias de la sobre o sub-borrado por los motores de búsqueda.

Existe una importante distinción que se elaborará aquí. Los motores de búsqueda ya eliminar algunos sitios web de sus resultados de búsqueda. Otros sitios son simplemente nunca indexados. Por ejemplo, Google elimina rutinariamente la información personal y los niños imágenes de abuso sexual por parte de su índice.

Los usuarios también pueden hacer una solicitud a Google a tener cierto material eliminado en una serie de motivos. Esto es completamente legítimo. Las políticas que una empresa hace cumplir voluntariamente son decisiones comerciales legítimos. El derecho a ser olvidado es fundamentalmente diferente. Es un régimen de censura apoyada por el Estado y un ataque sin precedentes a la libertad de expresión.

A la luz de la decisión judicial reciente dar a los europeos el derecho a ser olvidado, el gobierno Abbott debería aclarar su posición. ¿Se destacan con Turnbull en aprobar un régimen de censura digital, o va a rechazar esta última amenaza a la libertad de expresión?

Simon Breheny es director del Proyecto de Derechos Legales y Editor de FreedomWatch en el Instituto de Asuntos Públicos. Twitter: @ Simon_Breheny

Read more: http://www.theage.com.au/comment/the-right-to-be-forgotten-online-sets-a-dangerous-precedent-for-freedom-of-speech-20140715-zt7w7.html#ixzz384gV4IIpLIBERTAD DE EXPRESION EN INTERNET

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *