Los venezolanos tendrán que dejar su huella dactilar cuando vayan de compras

EFE. La decisión del presidente venezolano Nicolás Maduro de instalar un sistema biométrico o de captahuellas en las tiendas para evitar el contrabando ha recibido el rechazo de oposición y consumidores, en una nueva polémica por los sistemas que ingenia el Gobierno para resolver los problemas económicos.

Maduro anunció la instalación de máquinas captahuellas en comercios públicos y privados para evitar el contrabando de productos de consumo básico, en medio de una campaña para luchar contra el contrabando.

Los precios subsidiados de artículos de consumo básico en Venezuela han alentado un contrabando hacia Colombia que, según el Gobierno, alcanza el 40 % de las importaciones y compras que Venezuela hace para abastecer su mercado.
“Está ya dada la orden para que a través de los ministros de la economía y de la Superintendencia de Precios se proceda al establecimiento del sistema biométrico en todos los establecimientos y redes de las cadenas distribuidoras y comerciales de la república”, dijo Maduro.

El Gobierno ha instalado la lucha contra el contrabando como punto estrella de su agenda de temas pendientes en medio de una aguda escasez de bienes que afecta a todos los sectores: desde el farmacéutico al sanitario, pasando por el automotriz o la construcción.

Nicolás Maduro explicó que se impondrá un “sistema guía de referencia” para controlar lo que se produce en el país, lo que se importa, donde se distribuye, se almacena y se vende.

“Eso va a ser como fue el captahuellas del sistema electoral, una bendición antifraude”, señaló Maduro en alusión al procedimiento electrónico utilizado en los procesos electorales del país.

Este no es el primer sistema anunciado por Maduro con estas características para luchar contra el contrabando. En abril comenzó a aplicar un Sistema de Abastecimiento Seguro para controlar la compra de alimentos en la red de supermercados públicos.

CLAVES

Este sistema es para la oposición el equivalente a la tarjeta de racionamiento cubana, un sistema por el cual el Gobierno de la isla subsidia un consumo básico mensual a sus ciudadanos. “Este sistema no es otra cosa mas que tarjeta de racionamiento, otro fracaso del Gobierno”, indicó el ex candidato Henrique Capriles.

fuente: larepublica.pe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *